jueves, 12 de noviembre de 2015

Aprendemos con nuestros nombres

Desde que llegan en tres añitos, y se encuentran la clase llena de tarjetas por todos lados, comienza ese interés tremendo por acercarse a sus nombres: cómo es (largo/corto), cuántas letras tiene, por qué letra empieza, quiénes empiezan como yo…
Todo esto en este curso lo vamos explorando a nivel oral en la asamblea, y entre ellos cuando cogen sus tarjetas para irse a rincones.


Es así como comienzan a reconocer y escribir su nombre, algunas letras con más facilidad que otras pero ensayando a dibujarlas como las ven, y las utilizamos para pequeños carteles o cartas que necesitamos a lo largo del curso.

Su carta para los Reyes Magos
La tarjeta para felicitar a papá


En cuatro años siempre nos gusta detenernos un poco más en los nombres por varias razones:
  •  Son más conscientes de las letras de que consta y también se van fijando en los demás de la clase y comparando unos con otros.
  • Su mano (y su cabecita) ya están más preparadas para escribir casi todas las letras (aunque hay algunas como la "S" que todavía se resiste, incluso estando en su nombre).
  • Siguen muy motivados y con muchas ganas de mejorar.
Lo primero que exploramos fue el porqué los papás eligieron ese nombre que llevan.

Hicieron una nota preciosa en la que le hacían la petición
¡Mirad que bonitas!
¡Y qué montón de letras pensaron!


Nos contaron lo que los papás les explicaron en casa (en algún caso lo claro que lo tenían los dos en la elección del nombre y otras cómo tuvieron que ponerse de acuerdo para elegirlo) y nos mostraron cómo lo habían hecho, algunos traían el nombre decorado o con letras de goma eva, añadiendo dibujos explicativos para facilitarles el recuerdo...


Martín trajo su nombre y sus apellidos, enganchados por una sola M, nos explicó que era porque los tres empiezan igual.


Buscaron los nombres de la clase que empiezan como el suyo.



Y también los que acaban como ellos (esto resultó un poco más difícil).



 Y se dibujaron detrás con alguno de ellos.


¡Mirad qué guapa me dibujó Irene a su lado! (Los dos nombres de la clase que acaban con la letra E)

Decidimos que para despedir a Amadeo (su familia se trasladaba y tenía que cambiar de cole) le íbamos a regalar su retrato hecho por cada uno de ellos, poniendo su nombre como en los mensajes que hacemos en clase, y así de bonitos les quedaron.






 Nos gustó tanto la idea que pensamos que sería un regalo fantástico para los cumpleaños (además del colgante con Elmer, claro). Y en ello estamos, haciendo los retratos de las niñas y niños que ya han cumplido años desde que comenzó el curso (¡que ya son unos cuantos!). 
¡Es una buena manera de recordar y escribir los nombres de los demás!




Pero además con actividades tan sencillas como estas tiras con sus nombres (que vi en el blog de Miren) aprenden muchos conceptos matemáticos (largo/corto, primera/última, igual que, asociación número/cantidad…).






Comparan su nombre con los de los demás, ven fácilmente quiénes tienen el mismo número de letras que ellos y pueden contar cuántos son, quiénes tienen una letra menos, o dos...


En el rincón de biblioteca juegan a identificar los nombres del resto de niñas y niños de la clase.



Y también a escribir nombres con las letras móviles.



Es maravilloso ver cómo estos pequeños proyectos les hacen progresar y fijarse más en detalles de sus nombres o de los demás, esforzarse un poco más al escribir letras que hasta ahora no habían tenido necesidad de escribir…
Todas estas actividades que os hemos dejado aquí y muchas más (la asamblea también es un buen momento para acercarse a los nombres) les ayudarán a desenvolverse cada vez mejor en el mundo de las letras.
Y eso sí, sin ningún tipo de disgusto sino todo lo contrario, felices por ser capaces de escribir y reconocer cada vez más nombres.

Espero que os guste lo que aquí propongo y os ayude para seguir jugando con ellos en casa.

Un saludo cordial

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada