martes, 11 de julio de 2017

Los sentidos y el implante coclear (VI)

Indagando sobre conocimientos previos, cuando pregunté si conocían algún sentido sus respuestas fueron: el sentido de la vida, el sentido del humor, el sentido de la mano, el sentido del amor…
Estaba claro que debíamos detenernos y conocer un poco más qué es esto de los sentidos.
Para ello indagamos sobre cómo conocemos lo que nos rodea: cómo son las cosas (color, textura, forma…), a qué saben, qué olor tienen… y qué parte de nuestro cuerpo está implicada para poner en marcha este conocimiento.
Así llegamos a nuestros cinco sentidos ¡cómo les cuesta recordar el de la vista y el tacto!
Con este bingo seguimos afianzando en la alfombra acciones que corresponden a cada uno de ellos.



O cuando jugamos en rincones.



Y también les propongo una ficha con la que fijar vocabulario y relacionar acciones con cada uno de los sentidos.


Nos damos cuenta de que, aunque haya una mano en el tacto, este sentido lo tenemos en todo nuestro cuerpo.

La visita de Silvia, psicopedagoga que venía hablarnos sobre el implante coclear, nos pareció genial para detenernos en uno de los sentidos: el oído.
Con ella descubrimos la importancia de los gestos a la hora de comunicarnos.



Y cómo somos capaces de hacernos entender con gestos, aunque el que tenemos enfrente no oiga.



Pero no todo podemos decirlo gesticulando y nos propuso imaginar cómo sería un mundo sin palabras.

Nos contó la historia de Lucas, un niño de 5 años que no oye y al que hicieron un implante coclear. Podéis leer su historia en el enlace.




Luego nos explicó cómo viajan los sonidos hasta nuestro cerebro, cuál es el recorrido que hacen.
Para ello nos fuimos dentro del oído y fue colocando las distintas partes que tiene y que nos permiten oír: oreja, conducto auditivo, tímpano, cadena de huesecillos (martillo, yunque y estribo), cóclea o caracol del que parte el nervio auditivo que llevará los sonidos hasta el cerebro, a través de las células ciliadas (son las auténticas receptoras auditivas).




Y después nos explicó en qué consiste esto del implante coclear: debe realizarse una operación porque tiene una parte externa y otra interna, el sonido viaja a través de un electrodo desde un aparato exterior hasta la coclea directamente. Las personas que tienen este implante llevan también un audífono para regular el volumen.



Mario rápidamente se fue a su libro pues había visto en él cómo era el oído por dentro, y nos lo mostró en la asamblea.



Buscando en internet encontre esta fotografía y este dibujo que nos muestra con más detalle lo que nos contó Silvia.



Con esta visita descubrimos la importancia de la investigación y de los avances médicos a la hora de mejorar la vida de las personas, en este caso de las personas sordas.
¡¡Muchas gracias, Silvia!!
Fue muy interesante todo lo que nos contaste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario