lunes, 1 de mayo de 2017

¡Esas asombrosas abejas! Apicultores en el cole (V)

A mediados de marzo nos hizo una visita al cole Pedro, profesor del Instituto de Cabanillas y compañero de Ángel (papá de Sofía). Se ofreció para venir a hablarnos de las abejas; él es apicultor y se nota que le gusta y sabe mucho de este oficio.


Nos trajo los utensilios que utiliza cuando se acerca a sus colmenas. 
Aquí lo vemos con un ahumador, nos explicó que dentro se quema viruta o serrín mezclado con hojas o hierbas, con el humo las abejas pierden el olfato y no atacan al apicultor cuando abre la colmena.
También le vemos con un rascador con el que aparta a las abejas del panal cuando saca los cuadros.



Esto sería un panal, éste está lleno de miel. Nos dijo que se reutilizan durante un tiempo, aunque llega un momento en que hay que cambiarlos porque se acumulan residuos, el tamaño de la celda se va reduciendo y las abejas nacen cada vez más pequeñas porque no tienen espacio para crecer.



Se puso su traje de apicultor, nos dijo que los colores más habituales son los tonos claros y de un tejido natural, no sintético, y debe estar bien cerrado en las muñecas, tobillos y cintura para que no se meta ninguna abeja por dentro. El suyo tenía la protección para la cara incorporada, un velo o careta que le permite ver pero que impide que le piquen las abejas.



¡Y sin olvidarnos de los guantes! (para proteger las manos).



Nos habló también de las colmenas, dentro tiene que haber una temperatura constante a lo largo de todo el año (34º), de ello se encargan las abejas obreras, aunque también el apicultor estrechando las piqueras (pequeñas aberturas por donde circulan las abejas) en invierno más cerradas para que no corra el viento o abriéndola en verano para airear la colmena. En primavera también están más abiertas para favorecer el tránsito de las abejas, salen más a por polen y entran a dejarlo.
Nos comentó también que los ratones, las arañas y los avispones son alguno de los enemigos de las abejas.

Así de atentos escucharon sus explicaciones.



Les gustó mucho lo que les contó y se acercaron a decirle que ellos también habían visto abejas en las flores de su jardín o del parque.
Aquí os dejamos algún dibujo que hicieron de esta noticia.



¡¡¡Muchas gracias, Pedro, por dedicarnos tu tiempo!!!

María José, mamá de Carmen, también se ofreció a venir para acercarnos al mundo de las abejas, se dedica junto con su marido a la apicultura.
Aquí veis que nos trajo una colmena con sus panales dentro y también miel y algún otro producto hecho con miel o cera de abeja.
Nos contó que la colmena tiene que estar bien aislada para que las abejas no se mueran por el frío o por el calor.


Las colmenas están hechas de tal manera que los panales están separados entre ellos para que las abejas puedan circular. Esto se consigue con la madera que tiene el cuadro alrededor.

Dentro de la colmena había tres cuadros, que se sujetan en los laterales de la colmena: 
- Uno de ellos solo con unos alambres, que serán los que sujetarán el panal vacío.
- Otro ya con ese panal de cera vacío.
- El otro con las celdas hechas por las abejas y llenas de miel (que pudieron probar cogiéndola con los dedos).




La profe Pilar contó ese día que en su casa las abejas hicieron un enjambre y tuvieron que llamar a un apicultor para que se lo llevara.



En vacaciones también pasó en casa de Ana, ¡mirad la foto que me mandó su mamá del enjambre! ¡Vaya manera de terminar nuestro proyecto!

Nos dijo que estuvo un apicultor por la noche, buscó a la reina para introducirla en la colmena y pastoreó a las obreras para que se fueran con ella.

¡Qué bien que estuvieras en el cole, María José! ¡Gracias!

El último día del trimestre nos visitaron el tío de Itziar, Antonio, y su amigo Pedro, los dos apicultores, acompañados por Tomás, su papá. 
¡¡Madre mía, como se nota que estamos en tierra de miel!!
Nos mostraron las ilustraciones de nuestro libro favorito, Abejas de Piotr Socha, y nos contaron algunas curiosidades sobre las abejas como: 
- Que convivieron con los dinosaurios, ¡e incluso antes!, se han encontrado fósiles que así lo demuestran.
- O que las abejas en un principio eran carnívoras (se acercaban a las flores para cazar insectos), pero luego probaron el néctar y les gustó e iban de unas flores a otras, así comienza la polinización: el cuerpo de la abeja se fue haciendo más peludo y las flores eran cada vez más vistosas  para atraerlas.



- Que las abejas tienen en las antenas el sentido del olfato y el tacto, y ven los colores de forma distinta a nosotros: no ven el color rojo pero sí el ultravioleta (que nosotros no).



Nos trajeron polen que pudimos probar.




O que en invierno en la colmena no hay zánganos y si los hay se le llama "colmena zanganera".



Nos explicaron que el propóleo es la resina de algunas plantas y que sin las abejas no tendríamos filetes pues la vaca come alfalfa que poliniza las abejas, ni ropa de algodón, pues esta planta también es polinizada por las abejas.
Y también que las abejas bailan de una determinada manera para indicar a la colmena dónde están las flores y a qué distancia.


¡¡¡Antonio, Pedro, ha sido fantástico teneros en el cole!!!

¡¡¡Pero qué montón de cosas hemos aprendido!!! 
Gracias a todas y todos una vez más por vuestra colaboración
Un abrazo grande

3 comentarios:

  1. Impresionante este proyecto. Y con el lujo de la visita de un enjambre enorme en tu casa para culminarlo. Cómo hemos aprendido del mundo apícola. Gracias a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Erika, ha sido increíble todo lo que hemos aprendido. Además nos hemos dado cuenta de lo mucho que gusta este oficio de apicultor en nuestra provincia.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Y qué broche final más chulo habéis tenido en vuestra casa!!!

      Eliminar